​TORSIÓN TESTICULAR


Es la torsión del cordón espermático que interrumpe el suministro de sangre al testículo y a las estructuras circundantes en el escroto. Afecta principalmente a niños, y adolescentes.


Los síntomas son dolor severo súbito en un testículo  con inflamación escrotal.


Por lo general, se requiere corrección quirúrgica y ésta se debe realizar tan pronto como sea posible luego del inicio de los síntomas. Si la cirugía se lleva a cabo dentro de las 6 primeras horas, se pueden salvar el testículo afectado.

Durante la cirugía, el testículo en el otro lado (no afectado) también se asegura como medida preventiva, debido a que dicho testículo está en riesgo de torsión testicular en el futuro.

CRIPTORQUIDIA


Testículo no descendido ó criptorquidia, 
ocurren cuando uno o ambos testículos no logran bajar al escroto antes de nacer.

Por lo general, no hay síntomas, solo que no se puede encontrar el testículo en el escroto (bolsa donde normalmente se palpan los testículos). Los hombres adultos que padezcan criptorquidia pueden tener problemas de infertilidad y mas riesgo de cáncer de testículo.


En general, el testículo descenderá al escroto sin intervención alguna durante el primer año de vida. Si esto no sucede, se debe evaluar la cirugía (orquiopexia) es el principal tratamiento que consiste en descender el testículo a la bolsa del escroto.


La cirugía más pronta puede prevenir el daño irreversible a los testículos, que puede ocasionar esterilidad y poder vigilar el testículo para que no se malignice.

REFLUJO VESICO URETERAL


Es una afección en la cual se presenta daño a los riñones debido a un flujo de orina retrógrado hacia este órgano.


La orina fluye desde los riñones a través de los conductos llamados uréteres hasta la vejiga. Cuando la vejiga está llena, se contrae y envía la orina hacia afuera a través de la uretra. Nada de orina debe devolverse hacia el uréter cuando la vejiga se está contrayendo. Cada uréter tiene una válvula de una sola dirección al entrar en la vejiga, impidiendo que la orina se devuelva hacia arriba por el uréter.

Pero en algunas personas, la orina se devuelve hasta el riñón, lo cual se denomina reflujo.

Con el tiempo, los riñones pueden resultar dañados o cicatrizar por este reflujo, lo cual se denomina nefropatía por reflujo.

El reflujo puede ocurrir en personas cuyos uréteres no se fijan apropiadamente a la vejiga o si las válvulas no funcionan bien. Los niños pueden nacer con este problema u otras anomalías congénitas del aparato urinario que causan nefropatía por reflujo.