La vasectomía tiene como único fin conseguir la infertilidad del hombre para evitar el embarazo.


Consiste en realizar la sección de una porción del conducto deferente (conducto que conecta los testículos con la uretra) evitando así que los espermatozoides que se forman en los testículos se unan al líquido seminal y sean expulsados durante la eyaculación. Si no hay espermatozoides, no puede haber embarazo.


La vasectomía es una cirugía rápida y ambulatoria, siendo de las intervenciones más realizadas en urología.

La recuperación total tras la vasectomía es de aproximadamente un mes, aunque las molestias duran menos tiempo.

VASECTOMIA SIN BISTURI